El casco antiguo pontevedrés constituye una experiencia inolvidable. De acuerdo con un estilo que se revela plenamente gallego, sus calles empedradas conducen hasta plazas dotadas todas ellas de genuino encanto.

Entre las piedras del casco histórico se encuentra nuestro restaurante, instalado en la tercera casa más antigua de la ciudad, un palacete del siglo XII, un espacio recreado a base de luces indirectas, tonos suaves y rincones llenos de sabor, lo que hace de la creperia un referente para deleitarse con su mesa y su entorno.



Cerrado Domingo tarde y Lunes
POLÍTICA DE PRIVACIDAD